27.2.08

Britney Spears: emblema de la decadencia del imperio


Hay un buen perfil en Rolling Stone sobre la decadencia de la cantante pop Britney Spears. Me gustó el enfoque:

“Es la celebridad perfecta para América en declive: como el presidente Bush, le importa todo un pito, pero por lo menos no tendremos que limpiar toda sus despelotes por el resto de nuestras vidas.”

Otra idea interesante es esta:

“Aunque puede ser que Britney sufre de un incipiente enfermedad mental genético (o una enfermedad creada por la fama que aun no se ha dado nombre)…

La fama como un virus maligno e imparable. Aun no he visto una buena explicación científica, sociológica o económica sobre cómo funciona la fama; sobre por qué los medios dedican tanto tiempo y espacio a personas irrelevantes. O porque hacen relevantes a personas que no aportan nada al bien de la humanidad.

Lean la nota. Funciona en muchos niveles. Un retrato de una persona en pleno autodestrucción; una descripción sobre como funcionan los paparazzi y las revistas de corazón; un relato sobre una vida echada a perder.


Imagen: Spears a los 36 años según la empresa Phojoe, que ofrece un servicio de especulación forense: según tus hábitos hacen una proyección de cómo será tu cara en el futuro. (via: The Superficial)

4 comentarios:

PipBoy dijo...

"sobre por qué los medios dedican tanto tiempo y espacio a personas irrelevantes"

Me parece que esto es mas bien como el huevo o la gallina. Vemos lo que ellos quieren, o nos dan lo que nosotros queremos. Si nadie comprara sus discos, las revistas que hablan de ella o viera los talk shows que llenan horas y horas hablando de ella, entonces no seria la celebridad que es.

Raul dijo...

Tengo en favoritos tu blog hace un tiempo... leo todos los post pero es la primera vez q comento algo. La verdad que es fenomenal el trabajo q haces.
Muy impresionante esta última entrada..

Mis felicitaciones nuevamente...

Raúl

Pepe Dildo dijo...

Dame el teléfono de esa belleza yaaaaaaaaaaaaaa!!!!!!

Andrés Hax dijo...

Raul,

Gracias por el comentario. Pepe también. Pipboy, estoy de acuerdo, es un extraño circulo que se alimenta a si mismo.