10.4.08

En los EE.UU. los gordos ya no entran en las ambulancias


The New York Times reporta hoy que hay una crisis en la flota de ambulancias de los estados unidos. ¿El problema? La población general esta tan obesa que las ambulancias actuales ya no sirven.

Tomen una pausa.

Piensen en esta situación. Ahora imagínense los cientos de miles de cadáveres producidos por la guerra. Imagínense los cientos de miles de personas encarceladas por motivos no violentos. Imagínense las autopistas recargadas con transito. Imagínense los mares llenos de plástico. Imagínense los polos, derritiéndose. Imagínense los CEO de Coke y Pepsi y Budwieser y McDonalds pensando, desesperadamente, como crecer sus negocios. Imagínense a todo los humanos embriónicos en todos los vientres de todas las madres en todo el planeta, esos humanos aun por nacer. Imagínense la luna, vacía. ¿Estará vacia, o ya hay fábricas, minas, asentamientos? Imagínense a George Bush. Ahora mismo, en este instante, esta en algún lugar, pensando, respirando. Piensen en sus muertos. Piensen en el ser que ya no son.

Y en algún lugar de los estados unidos hoy, a un gordito le va a agarrar un infarto, lo van a ir a buscar, y el pobre tipo no va a entrar en la ambulancia…

Imagen: fuente

4 comentarios:

Patto dijo...

Es para volverse loco

Anónimo dijo...

Un post bestial, muy bueno.

Anónimo dijo...

Llevo siguiendo este blog bastante tiempo y me parece muy bueno, pero este comentario de linea dura me ha llegado bastante, como en tan pocas palabras se puede describir una globalidad tan debastadora. Lo dicho muchas gracias por invertir tu tiempo y animo.

Saludos, Mario.

Luciano Menardo dijo...

en ese asfixiante contexto que pintás, al gordo el infarto le viene más como un alivio que como una desgracia